viernes, 2 de diciembre de 2011

CONSOLIDAR EL PISO (Y/O) PERFORAR EL TECHO

Hace unos días dijo Moyano que “inclusión social” no era lo mismo que “justicia social”, y que ésta última se relacionaba íntimamente con un salario, vivienda y trabajo dignos. Tiene razón el compañero secretario general de la CGT.

Felices tiempos estos en que puede haber “puja distributiva”. Porque de eso se trata el asunto. Desde Néstor en adelante, volvieron las paritarias que se comienzan a discutir en marzo de cada año (¿para qué joder ahora con topes o no topes, no?). También hay suba de precios (no pongo inflación, porque esto es una suba constante, generalizada y abrupta de todos los precios, y no es lo que está pasando) y en algunos artículos, una suba considerable y continua. Tiene que ver con cómo se genera la cadena de valor, con las posiciones monopólicas de distribución, también con la especulación que heredamos de tantas décadas infames. Tiene que ver con el crecimiento económico. Y es cierto que “crecimiento” no es sinónimo de “desarrollo” (otra vuelta de lo que decía Moyano).

Iba a poner algo sobre el capitalismo “nacional” y todo eso… y se me viene encima algo que los que fuimos alguna vez marxistas sabemos bien: producción social y apropiación privada de los beneficios. Pavada de contradicción para pensar que puede funcionar en una Comunidad Organizada. Pero en eso estamos y a eso apostamos. A que cierre para nivelar la cosa (y después se verá). Por eso es que la “puja distributiva” es importante, sobre todo cuando es puja de intereses. Y lo es (ojalá sea posible algún día tirar todos del mismo carro y en el mismo sentido).

Anoche, en la fiesta de Palermo K, el ministro Tomada dijo algo que viene bien para lo que trato de comentar. Decía que para perforar el techo, hay que estar bien parado sobre el piso. Hay que consolidar el piso y eso es lo que se viene haciendo desde el 2003, porque vienen por el piso para retrotraernos a las épocas (tan cercanas) del neoliberalismo. Entonces, nos explicaba, tenemos a los que quieren solamente en consolidar el piso y los que únicamente plantean perforar el techo, profundizar. Y tenemos que ir con todos y seguir con este proceso. No es fácil compañero ministro, ya lo creo.

Tenemos, y eso es así, que nunca este gobierno (ni Néstor, ni Cristina) viró a la derecha. A veces no avanzó, o tardó más de lo que esperábamos, pero nunca retrocedió. Y muchas veces nos sorprendió (y los conservadores éramos nosotros, por favor, un poco de memoria). Entonces y ante charlas, comentarios y etcéteras, creo que esta Conductora se ha ganado alguna confianza. Debate, posiciones diferentes, claro que todo eso es imprescindible. Tanto como el banque y la unidad.

Y para terminar, una medio envenenada. Saco algunos parrafitos de “La razón de mi vida”, porque…

(…) “Yo, sin embargo, por mi manera de ser, no siempre estoy en ese justo punto de equilibrio. Lo reconozco. Casi siempre para mi la justicia está un poco más allá de la mitad del camino… ¡Más cerca de los trabajadores que de los patrones!”

“Es que para llegar a la única clase de argentinos que quiere Perón, los obreros deben subir todavía un poco más, pero los patrones tienen mucho que bajar.”

(…) “Durante un siglo los privilegiados fueron los explotadores de la clase obrera. ¡Hace falta que eso sea equilibrado con otro siglo en que los privilegiados sean los trabajadores!”

“Cuando pase este siglo creo que recién habrá llegado el momento de tratar con la misma medida a los obreros que a los patrones, aunque sospecho que ya para entonces el Justicialismo habrá conseguido su idean de una sola clase de hombres: los que trabajan.”*

…Evita sabe.

* Citas de Eva Perón: “La razón de mi vida”; Ediciones de la Reconstrucción; Buenos Aires; 1973; págs. 98 y 99.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada