viernes, 26 de febrero de 2016

PARA QUITARSE UN PESO DE ENCIMA

El gobierno liberal “…emitió ayer los primeros 12.000 millones de pesos en bonos con vencimiento en 2018 y 2020 y tasas de interés superior al 30 por ciento anual, que forman parte de un programa de endeudamiento para este año que alcanzará los 40.000 millones. Estas colocaciones buscan ser un aporte a la tarea del Banco Central de contraer la base monetaria y secar lo más posible la plaza de pesos, en el marco de la receta ortodoxa contra la inflación y ofrecer un activo cuyo rendimiento le quite presión a la demanda de dólares.”


Un endeudamiento de corto plazo por temas inmediatos; y sigamos “El diagnóstico del equipo económico (…) es que existe un exceso de pesos en el sistema que presiona sobre los precios y que esa liquidez se traslada a la compra de dólares. En el marco de esta visión monetarista en la que la emisión de pesos es la única causa de la suba de los precios, el Ministerio de Hacienda y el BCRA coordinan una política agresiva de contracción del circulante.”

Entonces, inflación y compra de dólares por privados, por la emisión de moneda. Todo eso de las cadenas oligopólicas en la formación de los precios, el rol de los supermercados en este tema, la fuga de divisas… no tiene nada que ver ni es tema de atención. Si se le ocurrió algo sobre el impacto sobre su salario y el mercado interno, sepa que ud jamás llegará a nada. El tema, se lo dicen claramente, es la emisión de moneda y que usté anda aún con mucha plata para gastar en pelotudeces.

Y sepa algo más: “El Central además comenzó a vender dólares en el mercado también para frenar la escalada en el precio. En una semana ya lleva vendidos 237,2 millones de dólares para abastecer la demanda en un contexto de baja liquidación por parte de los exportadores de granos. En lo que va de febrero las reservas acumulan una caída de 1.308 millones de dólares para cerrar en 28.766 millones, o sea 23.766 millones si se descuenta el préstamo de 5.000 millones por parte de bancos extranjeros. Pero la expectativa de suba se mantiene…”

De ahí que vamos con deuda –como se dice en el primer párrafo- para tapar estos agujeros. Pero es deuda de corto plazo a una tasa más que conveniente (para el que presta) y que, claramente, se podrá renegociar y estirar cobrando las consabidas comisiones y volviendo a vivir del Estado como se hizo casi siempre. Bien, ¿es esta la deuda? Nooooooooooooooooooooooooo. Esta es la caja chica. La de verdad viene cuando se arregle con los joldauts buitres, que en eso andamos (con una ayudita de los amigos). Porque en ese momento, se abrirán nuevamente las puertas del mundo al que dejamos de pertenecer por doce largos años, y nos van a empomar por un período muy interesante de tiempo (qué solucionará otro peronista, como lo hizo Néstor).

Suena de resentido, y si. Resiente ver cómo la derecha se come el país de nuevo y esta vez gracias al voto “popular”. Resentimiento, vergüenza, bronca. Porque encima te echan la culpa, por algo que vienen preparando desde hace mucho pero mucho tiempo. Desde el megacanje de Cavallo y De la Rúa.

A irse enterando. A tomar nota.

* Las citas corresponden a “Volver a tomar deuda como único salvavidas”; Página 12 del 26-02-2016; págs. 10 y 11.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada