sábado, 11 de febrero de 2012

SAYHUEQUE


Indio malo por mis ojos blancos

señor gaucho, compadre de mis hermanos

soy el señor de las Manzanas que vuelve.


Y la tierra era algo más que tu desierto.

No somos lo que debes perseguir

-para esclavo de tus clavos ya tienen a Jesucristo-

de nuestra sangre solo sale sangre.


Señor:

el ganado tuyo es el nuestro

nuestras las plumas y las mantas.


Viajaré hasta Buenos Ayres en el ferrocarril

O por el mar que es otro país

Y no vas a recibirme.


Yo voy a perderme entre tu gente...


Indio malo por los únicos ojos que van a verlos

la pampa es el mar en el que navegan tus huesos,

perdido e invisible.

Tus chinas

mis sirvientas

Tus mozos

mis peones.

Tu galope de malón en mis museos

ya verás, varón.


Señor gaucho:

Manzaneros somos y venimos aquí

a jurar por la República Argentina

como ciudadanos de antes,

tengo una mesa para tus oficiales,

para los colonos y los de la ciudad.

Tengo una mesa sin servir porque no tengo

qué ponerle arriba.


Setecientas lanzas traigo

y me siguen dos mil quinientos más.

Respeto traigo

derrota callo;

mi mano está tendida

¿dónde está la tuya?

Me das una tierra,

tengo aún la mía en algún lugar

¿qué vamos a hacer bajo el cielo

aún con la ley

cuando dejes de buscarme?

Ya he venido.

Se acabó la guerra

temo que no sobreviviremos a la paz.


Tengo el honor de noticiarle a ud que esta tierra

ha sido redimida

y que los parciales que aún rondan

vagan sin sus caciques y capitanejos

bandidaje pronto a ser capturado

por el bien de la República.


Señor gaucho

Jefe del país de las Manzanas

yo me he entregado.

¿Porque nunca vas a entregarte?

Volarás y no llegarán a esa Europa

Señores,

aquí están las remington y las lanzas

el alcohol, los uniformes y los documentos de identidad

las planillas con los nombres que nos han puesto.

Mi lanza colgada en una pared

para que la vean todos los turistas

y las artesanías

para que las compren todos los turistas argentinos que vendrán.


Estoy perdido entre tu gente…


Son ellos los que malonean ahora

¿no vas a hacer nada?

No voy a bajar del bronce

que los hermanos me han hecho en su corazón,

No voy a ayudarte.

Miro la pampa y el mar

miro adentro mio

y te veo.


Dios volverá huinca,

Dios que es blanco te mirará mal.

Habrá un lugar en mi toldería

para llorar

y redimir juntos esta tierra.


De otra manera.


Sayhueque se presentó en el fuerte Junín de los Andes junto a 700 indios de lanza y 2500 de chusma el 1ª de enero de 1885. Fue el último cacique pampa en rendirse en ese episodio de la barbarie argentina conocido como la “Conquista del Desierto”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada