viernes, 16 de diciembre de 2016

TAXI DRIVER

Víspera del último fin de semana largo del año. Calor sin piedad (el verano llega finalmente) y paro total de todas las líneas de subte por la muerte de un operario de 24 años que estaba realizando tareas de mantenimiento en un equipo de aire acondicionado. El sindicato lo suma a otras muertes y lo atribuye a la falta de seguridad laboral. “La gente” ve paro de subtes y la putamadreconelcalorquehaceytodoloquetengoquehacer. Hileras de autos que van a casa para tomárselas rápido a la costa, porque en la Capital esas cosas se notan y mucho. Todo mal y mal humor desatado. Los porteños -no todos, pero muchos- pertenecen esa sufrida población que pasó varias guerras y su desgracia es interminable e incomparable con gente que la pasa no tan mal como en Aleppo, por ejemplo (aunque esos porteños pueden pensar que  Aleppo es una heladería).


En Belgrano –lugares en los que al gobierno liberal de la ciudad y del país les fue muy bien electoralmente- la construcción de las paradas de bondi llamadas “Metrobús” corta en dos la zona, con casi todas las calles laterales en obras varias y simultáneas. Pero bueno, hay que comprender también que es para mejor y no como con el anterior gobierno que era para robar y romperle las pelotas a la gente (los trenes nuevos por ejemplo, que iban más lentos porque encima estaban cambiando las vías).

Me tomo un tacho, total voy cerca. El sol cae a pique rebanando transeúntes. Maneja un señor grande, amable. En dos palabras descubrimos que ninguno de los dos votó a los gobiernos liberales y sí al otro; pero la charla sigue en los mismos carriles sin que nadie haga la gran”vamoosavooolveravoolveee… no da. Es un tipo común, reflexivo, tranqui y va desgranando reflexiones sin que se me ocurra interrumpir demasiado. Desde hace un año, me acostumbré mucho a escuchar…

- Fue por poco pero fue un gran error, la gente se equivocó. Ahora muchos se quieren morir, acá me lo dicen todos los días. Es que no quieren pensar, porque si no es fácil darse cuenta.

- Falta educación para saber elegir, se creyeron que cualquier cambio estaba bien.

- Mi caso por ejemplo, tengo una hija que se recibió de médica con un promedio de 9 y pico. Y yo pude trabajar, romperme el alma arriba del taxi doce horas, pero pude y ella no tuvo que preocuparse más que en estudiar. Y eso lo pude hacer con el gobierno anterior. Ahora no podría ni laburando el doble, si fuera posible. Esas son las cosas importantes que la gente quiere, tener la satisfacción de ponerse una meta y lograrlo, o que los hijos puedan cumplir con sus sueños. Es importante lo que la gente desea porque así se realiza como persona, y a este gobierno actual eso no le importa ni lo tiene en cuenta para nada.

- A mi me parece que el Proyecto estaba bien, había que continuarlo. Había cosas para cambiar, pero claro… A nosotros nos mató la soberbia y la corrupción. Eso pasó a primer plano porque le convenía a muchos y la gente compró. Una lástima, porque le repito el Proyecto estaba bien. Desarrollo, crecimiento del país, posibilidad de avanzar. Lo que no andaba se podía ir modificando con el tiempo.

- Con Scioli se podía seguir esto, hacer algunos cambios. Hubiera sido otro ritmo, pero había que seguir por ahí. Ahora vamos a empezar todo de nuevo, otra vez. Es una desgracia.

- Esta gente ya nos endeudó nuevamente. De eso no se sale así nomás, vamos a tardar décadas y eso si parara ya, pero no, siguen tomando deuda. La gente no se da cuenta de eso o cree que no pasa nada. Después cae sobre generaciones hasta que aparece un tipo como Kirchner y se hace cargo. Pero bueno, así es…

- Yo digo estas cosas cuando la persona me dice que está medio arrepentido, cuando se puede conversar. La verdad es que se mandaron una gran macana. Una lástima. Se arruinó la posibilidad de que el país avance, de que nosotros los que trabajamos avancemos.

Palabra más palabra menos, dijo esto. Qué contraste con la parva de tacheros que querían matar a cada transeúnte, a cada chorro, a cada pendejo insolente, tirarse encima de toda mina que pasara, qué tremendo contraste. Tal vez sea un tema de educación general en general y de educación cívica en particular.


Y para que no parezca una reflexión de maestra de edad avanzada, será -digo yo- que a veces la gente se pone hija de puta y se venga de toda la mierda que le cae y las toneladas que supone que le caen encima, votando a una cosa como Cambiemos. Como pegarse un corchazo a las dos de la tarde, con lo lindo que se estaba poniendo el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada