viernes, 2 de octubre de 2015

SPOT

Está el que pone cara de papa frita y mirándo a la cámara en lugar de felíz cumpleaños, te dice que él ya ganó porque vota por lo que cree… no como nosotros que votamos por lo que nos conviene (chori, coca, plan y un país de puta madre). Y bué, margaritas a los chanchos…

Tenés al otro, el de Tigre, sisi el que pierde un atorran…perdón, un compañero/a por día. Ese que aparece sin tanto fotoyop como en aquel afiche que se parecía a Ramón Bautista Ortega antes del Club del Clan. Ahora quiere poner milicos y canas adentro de tu casa, debajo de la cama, navegando en la sopa, en las villas, sobre todo en las villas (en los countries no, será porque esos barrios bien cerrados y “seguros” son los elegidos por los narcos).

Ahí viene caminando la parejita de troskos, tan simpáticos y tan new age… quieren cobrar como una maestra porque son rehonestos y rerevolucionarios. ¿Y si la maestra aspirara a cobrar como un diputado, no sería mejor? Encima Del Caño, ideal para un programa de vivienda popular. No hay suerte, puto imperialismo.

Cierra -en el mismo espacio publicitario- Mauricio. Parece impostado, pero es la mala leche de uno. Es un fulano que ha descubierto muchas cosas últimamente; sus propuestas sorprenden, más bien te dejan sin palabras: Asignación Universal, compus para los chicos en la escuela … voto femenino, y vivir mejor, sin peleas. Sin contenidos, sin comentarios, Cindirela…

Podés amargarte frente a la tele o disfrutarlo, son formas de encarar la vida. Siempre es preferible que la oposición diga cualquier verdura a que no se pueda decir nada. Siempre es mejor uno de esos infelices en pantalla antes que el caño de un fal apuntándote al estómago, que un cacheo en la calle y a la luz del día, que controles de bondis en puentes. Siempre mejor un Ménem, un De la Rúa, que un Bignone. Ah la democracia…

¿Somos mejores? Los del FpV si señor, somos mejores. Mejores gobiernos. La Patria está más grande y más bonita tras estos doce años. Y le traemos un Scioli para que vea que también cuando queremos podemos tener buenas maneras. Pero guarda, que hasta Scioli se puede enojar. Sigue ocurriendo que la oposición es muy mala, mala de toda maldidéz, mala para proponer, mala para actuar, hasta mala para mentir. Descarados para todo. Obscenamente gorilas, ya no con el peronismo solamente (pero partiendo del odio a todo lo que representa el peronismo históricamente).

En estos años, sobre todo después de la joda del campo, discutimos mucho. En la familia, con los amigos, porque no todo el mundo puede vivir sólo entre compañeros. Afuera está la gente y la gente pispea los titulares de Clarín, te ven TN en los bares, se acoplan a la media malaonda cotidiana que da el ser urbano. A veces, pensar un poco es difícil. ¿Quién quiere andar peleándose con todo el mundo?, cuando el mundo es pequeño y mediado-mediático. Por lo general, te gusta estar de acuerdo. A veces uno mismo se reconforta entre compañeros porque le gusta eso, estar de acuerdo. Creer en un proyecto nacional y salir a defenderlo todos los días no es para cualquiera. Pero resulta que cualquiera es tu gente. Y esto que defendemos y cuidamos y queremos que continúe y se desarrolle con Scioli, tiene necesariamente que decirle cosas al fulano que es como nosotros, pero se enojó en un momento, le faltó algo, no le llegó lo que le correspondía (o que creía le correspondía).

En confianza, uno sabe que entre lo mucho para celebrar, hay cosas que no salieron, que salieron mal, que no se hicieron. Hay un no se pudo, puede haber un no se quiso. Lo que decimos es que la suma total da bien y no hay por qué hacer toda la cuenta de nuevo. Pero usté tiene que estar, no da lo mismo. Este es el momento de animarse cuando falta tan poco, porque la Victoria viene, y es mucho más que una sidra.  

Hay un spot que no aparece en los espacios cedidos, es el que armamos cada uno de nosotros con las cosas que nos importan. La familia, los chicos, el laburo, lo que queremos (ser)hacer, algunos con un país, algunos con el futuro más a largo plazo. Todo eso es importante y se juega ahora. Busco un cierre… a ver, el 25 cuando veas la urna decíte un ¡Viva Perón! en el corazón… se fue a la mierda, así no te voy a votar pelotudo diría la vecina.

Bueno, salió bien con el 22,5 ¿cómo no va a salir ahora con Néstor mirando?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada